Una investigación divulgada este fin de semana por The Wall Street Journal, encuentra una relación directa entre los trastornos alimentarios en adolescentes y su incremento.
Para los médicos las imágenes y los videos en las redes sociales son un factor desencadenante de esta distorsión.

Los consultorios están viendo más casos de trastornos alimentarios en general, y los niños y adolescentes representan una proporción cada vez mayor de pacientes. Los casos de varones son a menudo más graves que de niñas, dicen los médicos, porque los trastornos a menudo pasan desapercibidos hasta que están muy avanzados y porque se cree en gran medida que los trastornos de la alimentación afectan principalmente a las mujeres jóvenes.

En algunos casos, los varones más delgados aumentan su volumen para ganar masa muscular. En otros, los niños más grandes están adelgazando para lucir más tonificados o para mejorar su rendimiento deportivo.

Los niños que hacen ejercicio a menudo reciben elogios en persona y en sus publicaciones en las redes sociales por hábitos y apariencia aparentemente saludables.

Los médicos e investigadores universitarios dicen que las redes sociales son un factor que contribuye a los problemas corporales de los niños. Experimentan comparaciones de imágenes corporales en las redes sociales al igual que las niñas.

Los algoritmos de las redes sociales también impulsan videos y publicaciones de ejercicios que, según las investigaciones, pueden provocar trastornos alimentarios.

Las causas de los trastornos alimentarios son complejas y variadas, por lo que los médicos tienen cuidado de señalar que las redes sociales son solo un factor.

Los niños pueden verse influenciados para perder peso en función de los comentarios de las personas en sus vidas. En estos casos las redes sociales no son necesariamente la causa, pero son un facilitador.

Noticia completa en WSJ