India prohibió este miércoles 118 aplicaciones móviles chinas, entre las que destacan el popular videojuego PUBG de Tencent Holdings. La medida se hizo efectiva luego de un enfrentamiento acontecido en la frontera con Pekín, lo que agudizó la presión sobre las empresas de tecnología chinas.