Pequeños grupos de empleados de Microsoft, SAP e IBM han pedido a la dirección que se retire por completo de Rusia tras su invasión de Ucrania, según comentarios vistos por Reuters en foros de debate internos y entrevistas con 18 trabajadores familiarizados con las empresas, que buscaban anonimato porque no estaban autorizados a hablar en público.

Los empleados, haciéndose eco de los funcionarios ucranianos, han instado a las empresas a ir más allá de poner fin a las nuevas ventas y eliminar a los clientes sancionados para aumentar la presión económica sobre Moscú. Quieren que sus empresas suspendan todos los acuerdos en Rusia, incluido el software que los clientes pueden usar para rastrear las ventas, las cadenas de suministro y la fuerza laboral.

Cuando se le preguntó sobre las críticas internas, IBM dijo que dejó de trabajar con empresas rusas en cualquier parte del mundo, aunque no llegó a despedir o suspender el apoyo a empresas extranjeras en Rusia.

SAP dijo a Reuters que estaba cumpliendo con las acciones del gobierno e incluso yendo más allá de ellas, y que «daría la bienvenida a nuevas sanciones actualmente en discusión».

SAP respondió a las solicitudes de Ucrania de cortar todos los lazos con Rusia con una carta no revelada previamente este mes a la presidente Zelenskiy, revisada en parte por Reuters, diciendo que estaba apoyando los servicios rusos esenciales, incluidos «hospitales, infraestructura civil y cadenas de suministro de alimentos».

Las tres compañías no han descartado un mayor retroceso. Pero por ahora, a sus empleados en Rusia se les paga y acceden a herramientas en el lugar de trabajo, dijeron colegas. Los números de teléfono locales están activos para los tres, encontró Reuters.

Cuestionado sobre las demandas de las empresas tecnológicas occidentales por parte de sus propios trabajadores y del gobierno ucraniano para que abandonen Rusia, un portavoz del Kremlin dijo que «algunas empresas se van, otras se quedan. Otras nuevas vendrán en su lugar».

El vocero señaló que las empresas tenían obligaciones legales con los empleados que deben cumplir, como el pago de salarios.

Los fiscales rusos advirtieron a algunas empresas occidentales que su personal podría enfrentar arrestos si se detuviera la producción de bienes esenciales, según informes de los medios.

El vocero del Kremlin negó los informes sobre presiones a empresas por parte de los fiscales: «La parte de las detenciones es mentira».

CABILDEO UCRANIANO

El viceprimer ministro de Ucrania, Mykhailo Fedorov, uno de los principales defensores del bloqueo digital, dijo que Rusia ya estaba sintiendo el impacto de la salida de algunas empresas de tecnología, como los desarrolladores de herramientas de pago digital y desarrollo web. Pero él está presionando para una salida completa.

“Seguiremos intentándolo hasta que esas empresas hayan tomado la decisión de abandonar Rusia”, dijo.

El equipo de Fedorov dijo a Reuters la semana pasada que un «gran número» de organizaciones rusas tienen contratos para el software de SAP, incluidas las principales empresas bancarias y de energía. Reuters no pudo confirmar de forma independiente a los clientes de SAP en Rusia, y SAP dijo que cumplía plenamente con las sanciones.

El Ministerio de Desarrollo Digital, Comunicaciones y Medios de Comunicación de Rusia no respondió a las solicitudes de comentarios sobre el impacto de las salidas de las empresas de tecnología occidentales, ni sobre el alcance de la presencia de SAP en el país.

Reflejando el mensaje del gobierno ucraniano, los cinco vendedores de SAP para Ucrania dijeron a los gerentes regionales en una llamada el 18 de marzo que la compañía debe dejar de brindar soporte a los clientes rusos restantes, según una persona familiarizada con la discusión.

Fedorov dijo el viernes en un tuit, citando una conversación con el presidente ejecutivo de SAP, Christian Klein, que la compañía «dejaría de respaldar gradualmente» los productos en Rusia. Un día antes, SAP había dicho que cerraría su negocio en la nube en Rusia, que dos fuentes describieron como una operación pequeña.

En una carta del 23 de marzo enviada a los clientes en Rusia, revisada por Reuters, SAP pidió a los clientes de la nube que indicaran si sus datos en la nube rusa deberían eliminarse, devolverse o trasladarse fuera del país.

SAP confirmó el contenido de la carta y dijo que Fedorov y Klein hablaron. Se negó a comentar más.

En IBM, cientos de trabajadores criticaron la respuesta de la compañía a la invasión de Rusia, dijeron tres personas con conocimiento de los mensajes internos.

El CEO Arvind Krishna en una llamada del 2 de marzo con los empleados no había tomado partido en la guerra, dijo una de las fuentes. En un mensaje ahora público a los trabajadores el día anterior, IBM se refirió a lo que describió como el «deterioro de la situación que involucra a Ucrania y Rusia».

Un comentario en un foro de discusión interno, visto por Reuters, pedía al CEO que leyera un libro sobre el trabajo de IBM durante el Holocausto que describe cómo la compañía diseñó las máquinas perforadoras de tarjetas que la Alemania nazi usó para rastrear a los judíos: «Piense con cuidado y haga lo correcto: sacar a IBM y a los empleados de IBM en Rusia fuera de Rusia», escribió el empleado.

En respuesta a las protestas, Krishna anunció en una publicación del 3 de marzo la suspensión de las ventas en Rusia y condenó «la guerra rusa en Ucrania». El 7 de marzo, fue más allá y dijo que IBM había suspendido «todos los negocios» en Rusia, sin dar más detalles.

Un portavoz de IBM dijo a Reuters el 24 de marzo que la suspensión comercial significaba que la compañía ya no proporciona «bienes, piezas, software, servicios, consultoría y tecnología» en ningún lugar del mundo a clientes rusos.

Varios trabajadores de Microsoft en herramientas de chat internas también han exigido que la compañía abandone Rusia por completo, y algunos incluso le dijeron a la alta gerencia que renunciarían de lo contrario, dijo un empleado. Microsoft se negó a comentar.

DUDAS

Algunos trabajadores dijeron a Reuters que no se han sumado a los llamados a una salida total debido a las dudas sobre el daño a los civiles y el fuerte impacto que tendría la retirada de las empresas de Rusia.

Por ejemplo, el 24 de febrero, Estados Unidos sancionó a Russian Railways, una empresa estatal que opera trenes de pasajeros y de carga. IBM ese día colocó a la compañía en su «Lista de partes denegadas» y detuvo el soporte técnico, según una carta de IBM al ministro ucraniano Fedorov fechada el 5 de marzo.

Las partes denegadas no pueden acceder a los discos, adaptadores y memorias de reemplazo oficiales para mainframes que, según un ex vendedor de IBM, deben cambiarse cada dos años.

Pero una persona familiarizada con las operaciones de Russian Railways dijo que puede funcionar durante años sin ayuda.

Russian Railways no respondió a las solicitudes de comentarios. IBM se negó a comentar.

SAP también dijo a Reuters que debido a que algunos clientes tienen su software instalado en sus máquinas, pueden seguir usándolo independientemente de la decisión de la empresa de no brindar soporte.

Fuente: Reuters