Amazon Inc debe enfrentar un reclamo de que no protegió a los trabajadores del almacén de la ciudad de Nueva York y a sus familias del COVID-19, dictaminó este martes un tribunal de apelaciones de Estados Unidos y desestimó la mayor parte de la demanda de los trabajadores de 2020.

La Corte de Apelaciones del Segundo Circuito de EE.UU. en Nueva York revocó el fallo de un juez federal que decía que solo la Administración de Salud y Seguridad Ocupacional (OSHA) de EE.UU. tenía el poder de revisar las quejas sobre las prácticas de seguridad en el lugar de trabajo de Amazon.

OSHA puede tener experiencia en la seguridad de los trabajadores, pero los problemas legales planteados en el caso de Amazon «están dentro de la experiencia convencional de los jueces», escribió el juez de circuito William Nardini para la corte.

Sin embargo, el Segundo Circuito confirmó la desestimación de otros reclamos, incluido que Amazon creó una «molestia pública» al no detener la propagación de COVID-19 y no proporcionó los pagos adecuados para la licencia por enfermedad.

El caso involucra a los trabajadores de un almacén de Amazon en Staten Island que emplea a unas 5.000 personas y se convirtió en la primera instalación sindicalizada de la empresa a principios de este año. La campaña sindical fue impulsada por las preocupaciones sobre la seguridad de los trabajadores en medio de la pandemia.

El martes, los trabajadores de un almacén de Amazon cerca de Albany, Nueva York, votaron casi dos a uno para rechazar una campaña sindical en la cuarta elección sindical de la empresa este año.

Amazon y los abogados de los trabajadores que demandaron no respondieron de inmediato a las solicitudes de comentarios. Amazon ha negado haber actuado mal y dijo que tomó varias medidas para proteger a los trabajadores del almacén.

La demanda, que se presentó en la corte federal de Brooklyn, dice que Amazon había convertido el almacén de Staten Island en un «lugar de peligro» al obligar a los empleados a trabajar a «velocidades vertiginosas». Eso les impidió distanciarse socialmente, lavarse las manos y desinfectar sus espacios de trabajo, dijeron los trabajadores.

Una empleada, Barbara Chandler, dijo que dio positivo por COVID-19 en marzo de 2020 y que probablemente lo transmitió a varios miembros de su hogar, incluido un primo que murió.

El juez de distrito de EE.UU. Brian Cogan desestimó toda la demanda en 2020. El segundo circuito revocó el martes con respecto a la afirmación de los trabajadores de que Amazon violó una ley de seguridad en el lugar de trabajo del estado de Nueva York al no prevenir la propagación de COVID-19.

Fuente: Reuters