El gigante automotriz Toyota, junto con otros tres socios, trabajará en el desarrollo de camiones eléctricos de celdas de combustible para trabajos livianos con miras a lanzarlos en Japón el próximo año.

En un comunicado el martes, Toyota dijo que colaboraría con Isuzu, Hino Motors y Commercial Japan Partnership Technologies Corporation en el proyecto. Tanto Isuzu cómo Hino publicaron la misma declaración que Toyota en sus respectivos sitios web.

Un caso de uso potencial para los vehículos con celdas de combustible podría ser en el sector de supermercados y tiendas de conveniencia, donde Toyota dijo que los camiones livianos estaban “requeridos para conducir largas distancias durante horas extendidas para realizar múltiples operaciones de entrega en un día”.

La compañía también mencionó el reabastecimiento rápido de combustible como un requisito para los vehículos que operan en este segmento.

“El uso de la tecnología FC [pila de combustible], que funciona con hidrógeno de alta densidad de energía y tiene cero emisiones de CO2 durante la conducción, se considera efectivo en tales condiciones operativas”, agregó.

Según la compañía, la introducción al mercado está programada para después de enero de 2023, con camiones de celdas de combustible de trabajo ligero que se utilizarán en los sitios de distribución en la prefectura de Fukushima y otros proyectos en Tokio.

Hino Motors es parte del Grupo Toyota, mientras que CJPT fue establecido por Isuzu, Toyota e Hino en el año 2021.

Toyota comenzó a trabajar en el desarrollo de vehículos con celdas de combustible, donde el hidrógeno de un tanque se mezcla con oxígeno, produciendo electricidad, en 1992.

En 2014, lanzó el Mirai, un sedán de pila de combustible de hidrógeno. La empresa dice que sus vehículos con celdas de combustible emiten “nada más que agua del tubo de escape”.

Junto con el Mirai, Toyota ha participado en el desarrollo de vehículos de pila de combustible de hidrógeno más grandes. Estos incluyen un autobús llamado Sora y prototipos de camiones pesados. Además de las pilas de combustible, Toyota está estudiando la posibilidad de utilizar hidrógeno en los motores de combustión interna.

El martes, Suzuki, Daihatsu, Toyota y CJPT también anunciaron planes para introducir mini vehículos comerciales eléctricos a batería en el mercado en el año fiscal 2023.

“La mini furgoneta comercial BEV [vehículo eléctrico a batería] desarrollada por estas cuatro empresas será utilizada por socios en proyectos de implementación social en la prefectura de Fukushima y Tokio”, decía el anuncio.

Daihatsu es una subsidiaria de Toyota. Al 31 de marzo de 2022, Toyota tenía una participación accionaria del 4,9% en Suzuki.

Si bien Toyota es bien conocida por sus vehículos híbridos y de celdas de combustible de hidrógeno, también está tratando de abrirse camino en el cada vez más competitivo mercado de baterías eléctricas, donde firmas como Tesla y Volkswagen se disputan posiciones.

Esto no ha estado exento de desafíos. En junio de 2022, Toyota emitió un retiro de seguridad para más de 2000 de su SUV totalmente eléctrico, el bZ4X. 

Fuente: CNBC