Toyota Motor Corp  dijo el miércoles que mantendría su plan de producir 9,7 millones de vehículos en todo el mundo este año fiscal, incluso cuando anunció otro paro relacionado con la propagación de COVID-19.

El fabricante de automóviles japonés está tratando de impulsar la producción en serio después de los bloqueos de COVID en China y la escasez mundial de chips lo obligó a reducir repetidamente la producción en el trimestre de abril a junio.

La compañía dijo que suspenderá la producción en tres líneas en su planta de Motomachi en el centro de Japón durante algunos días en septiembre. Eso sigue a las suspensiones en su planta de Tsutsumi anunciadas el lunes y martes de esta semana.

Toyota dice que espera producir alrededor de 850.000 vehículos a nivel mundial en septiembre y buscaría aumentar la producción hasta noviembre, dependiendo de los suministros de piezas y personal.

Con Reuters