Toshiba Corp recortó este viernes su perspectiva de ganancias operativas para todo el año después de una caída del 75 % en las ganancias del segundo trimestre, resultados sombríos que aumentan la incertidumbre en torno a sus perspectivas de un acuerdo de compra.

El conglomerado industrial japonés dijo que sus ganancias se vieron afectadas por una serie de factores, incluida una caída en el mercado de unidades de disco duro y una pérdida de tasación por una caída en los precios de las acciones de la unidad de impresoras Toshiba Tec Corp.

Recortó su pronóstico de ganancias para el año que finaliza en marzo en aproximadamente una cuarta parte a 125 mil millones de yenes (885 millones de dólares).

Kioxia Holdings Corp, un fabricante de chips de memoria propiedad de Toshiba en un 40 %, también ha dicho que recortará la producción en un 30 % desde octubre.

El mercado de chips se ha visto muy afectado por la caída de la demanda de teléfonos inteligentes y computadoras personales debido a una inflación marcadamente más alta para muchas economías, las tensiones geopolíticas y los bloqueos por COVID-19 en China.

Para el trimestre julio-septiembre, Toshiba registró una ganancia operativa de 7.500 millones de yenes (53,2 millones de dólares). Eso estuvo muy por debajo de una estimación de consenso de Refinitiv de 36.900 millones de yenes de cuatro analistas.

La débil perspectiva de ganancias podría tener implicaciones para los posibles compradores del conglomerado, dado que, según las fuentes, los bancos japoneses son cautelosos a la hora de financiar un acuerdo de compra.

Un consorcio liderado por el fondo de capital privado Japan Industrial Partners (JIP) presentó una oferta para comprar Toshiba por alrededor de 15 mil millones de dólares que carece de compromisos clave de los bancos, dijo el lunes el periódico Nikkei, lo que generó dudas sobre si la oferta puede tener éxito.

El fondo respaldado por el estado Japan Investment Corp (JIC) también está preparando una propuesta. El fondo ha estado en conversaciones con el fondo de capital privado estadounidense Bain Capital y el fondo del norte de Asia MBK Partners para formar un consorcio separado, dijeron las fuentes.

JIP y JIC se han negado a comentar.

Masayoshi Hirata, director financiero de Toshiba, se negó a comentar sobre los detalles del proceso de venta y solo dijo que se encuentra en una «fase importante».

Fuente: Reuters