Toshiba abandonó por completo el mercado de las computadoras portátiles al venderle las acciones restantes de participación en el negocio a su accionista mayoritario, Sharp.

La compañía le vendió a Sharp hace dos años el 80% de las acciones participativas en el mercado de las PC. En junio Sharp ejerció su derecho de adquirir el 20% restante. Este 4 de agosto, Toshiba anunció el fin exitoso del acuerdo comercial.