Tras los recientes anuncios de una posible inclusión de videollamadas en su servicio de citas, Tinder comenzó la fase de prueba respetando ciertos criterios de seguridad, como, por ejemplo, el mutuo acuerdo, el cumplimiento de las normas básicas de la aplicación y la posibilidad de abandonar el video chat, a conveniencia de alguno de los usuarios en el momento requerido.

La prueba ya está vigente en una lista de 13 países donde destacan: Estados Unidos, Brasil, Australia, España, Italia, Francia, Vietnam, Indonesia, Corea del Sur, Taiwán, Tailandia, Perú y Chile.