Apple, uno de los gigantes del sector y que ha mantenido una línea fiel en la protección de datos de los usuarios en las plataformas tecnológicas, nuevamente reafirmó su postura a través de su presidente ejecutivo, Tim Cook, quien en una conferencia en Bruselas mostró su apoyo a la creación de una ley federal de privacidad en Estados Unidos.

También, la cabeza visible de la empresa de la manzana enfiló sus palabras a oponerse al uso que se le está dando a esa información del público, específicamente cuando el objetivo es militar.

El uso de datos y cómo los consumidores pueden proteger su información personal están en discusión tras grandes filtraciones de datos privados de millones de usuarios de Internet y redes sociales en Europa y Estados Unidos.

Cook, dijo que datos de clientes se están “utilizando como armas con eficiencia militar” por empresas para aumentar las ganancias, sin ningún tipo de escrúpulos ni controles.

Su intervención se dio en el marco de la Conferencia Internacional de Comisionados de Protección de Datos y Privacidad, lugar donde el alto ejecutivo aprovechó la oportunidad para elogiar la legislación puesta en marcha desde el 25 de mayo por la Unión Europea (Reglamento General de Protección de Datos), esperando que en un futuro no muy lejano pueda aprobarse un estamento legal similar en Estados Unidos.

Así quedó claro que Apple respalda una ley federal sobre privacidad en Estados Unidos y también el compromiso del fabricante del iPhone para proteger la privacidad y datos de usuarios.

“Nosotros apoyamos totalmente la adopción de una ley federal completa sobre la protección de la vida privada en Estados Unidos”, declaró Cook, provocando una salva de aplausos en la sala.

Para el estadounidense, esta legislación debería proteger el derecho de recabar un mínimo de datos y el de saber cuáles son y su finalidad. “Es la única manera de dar a los usuarios el poder de decidir que recogida es legítima”, explicó.

A juicio del directivo, las compañías afectadas deberían además, “reconocer que los datos pertenecen a los usuarios” que mantendrían así el derecho a corregirlos o suprimirlos.

Contrario a lo que sucede con otros monstruos tecnológicos como Google o Facebook, Apple diseña muchos de sus productos de modo que no puedan ver los datos de los usuarios, evitando en gran medida los escándalos sobre privacidad de datos que han afectado este año a sus compañías rivales.

Su modelo económico no reside en la recogida y explotación comercial de datos personales de sus usuarios, sino en la venta de aparatos electrónicos y, cada vez más, de servicios.

“Somos optimistas sobre el potencial benéfico de la tecnología”, apuntó Cook, quien lamentó, no obstante, la  creciente vigilancia y las compañías de recogida de datos que se enriquecen sin importar su efecto en la población.