El gran bombazo del Nintendo Direct de este 13 de septiembre, el one more thing con el que la compañía cerró su streaming, fue el anuncio del nombre y la fecha de salida de la secuela de Breath of the Wild. Previsto para este año y retrasado una y otra vez hasta caer en 2023, el juego se finalmente se llamará The Legend of Zelda: Tears of the Kingdom y verá la luz el 12 de mayo de 2023 en Nintendo Switch.

El nuevo tráiler sobre estas líneas viene a confirmar que para ver la principal novedad de la secuela habrá que alzar la vista, pues un nuevo reino de los cielos se alza sobre el mapa original de Breath of the Wild, repleto de mazmorras, secretos y máquinas ancestrales.

Un juego más oscuro, en el cielo y con Majora’s y Red Dead Redemption 2 en mente

Hace algunos meses, Eiji Aonuma, máximo responsable de la saga en la actualidad, reconoció que esta secuela se vería influenciada por Red Dead Redemption 2 tal y como pasó con la primera y Skyrim. Con un ojo siempre puesto en los grandes mundos abiertos de la industria, Aonuma y su equipo también han adelantado que buscan hacer una entrega un poco más oscura de lo habitual y que retomará la historia y el mundo de Breath of the Wild allí donde lo dejamos. Nintendo quiere que ambas entregas mantendrán una relación parecida a la de Ocarine of Time y Majora’s Mask.

El equipo habitual se verá esta vez escoltado por Monolith Soft, los creadores de la saga Xenoblade. Ambas compañías están colaborando para evitar que el juego sucumba al hype, el cual ya ha hecho de las suyas. Muchos se habían ilusionado con que esta secuela tenga cooperativo o incluso con que Zelda fuera la protagonista debido a la importancia de la princesa en los primeros tráileres. El propio Aonuma tuvo que salir a desmentirlo y aseguró que esos rumores y esa posibilidad lo sorprendió.

Esperamos ir desvelando aún más incógnitas de The Legend of Zelda: Tears of the Kingdom en los próximos meses.

Fuente: MeriStation