La ciudad de Manila, Filipinas, es el principal centro de operaciones de un grupo de personas que se encarga de filtrar los contenidos a los que podemos o no, tener acceso a través de la Internet.

Estos equipos secretos, navegan a través de contenidos en línea violentos y perturbadores, para valorar qué se elimina y qué permanece en Google, Facebook, Twitter, Instagram o YouTube.

La mayor parte de los contenidos filtrados se corresponde con videos extremistas, propaganda política, personas autolesionándose, pornografía infantil o cualquier otro tipo de material que infrinja las normas de las redes sociales.

El trabajo de los miles de policías de la red, está plasmado en un documental de la autoría de los alemanes Hans Block y Moritz Riesewieck, quienes viajaron hasta Manila para producir el material  llamado “The Cleaners”, que cuenta con una duración de 125 minutos y fue editado por la BBC, con muy buena receptividad desde su estreno el pasado mayo de 2018.

La película se gestó en el año 2013, cuando se descubrió que un video de abusos sexuales a un menor había sido publicado miles de veces en Facebook. Eso llevó a los cineastas a reflexionar sobre “lo que esconde la industria de las redes sociales”, dijo Riesewieck al poco de publicarse el documental.

La cinta revela los testimonios de varios “limpiadores”, quienes afirman que su labor es estrictamente confidencial y que sin su trabajo, Internet sería un caos.

Para estos “policías de la red”, proteger las plataformas digitales es un plato fuerte de digerir; algunos testimoniales afirman que encontrarse con cierto contenido perturbador, suele quedarse en la cabeza por mucho tiempo.

Para empresas como Google, Facebook o Twitter, la labor de la moderación presenta ciertos conflictos; las empresas pueden elegir si dejar que se publique todo sin antes revisarlo o, por el contrario, permitir “la mayoría de las cosas” y solo revisar aquello que recibe quejas. La decisión no es fácil.

Los filtros aplicados bajo el criterio de estos moderadores, puede ser contraproducente para organizaciones que necesitan documentar imágenes violentas en pro de los derechos humanos. Abdulwahab Tahhan trabaja en Airwars, una organización no gubernamental fundada por Chris Woods, un ex periodista en la BBC, dedicada ofrecer transparencia sobre colisiones aéreas en Siria y en otros países en guerra.

“Cada vez que vemos una foto o un video en las redes sociales lo archivamos inmediatamente porque sabemos que después puede ser eliminado. Es muy importante para nosotros documentar esas imágenes”, explica. Algunos activistas, como Abdulwahab Tahhan, se quejan de la censura en internet.

Mientras tanto en Manila los “limpiadores” continúan con una ardua labor que ni siquiera los algoritmos pueden desarrollar.

Con información de La BBC.