El grupo francés de defensa y tecnología Thales SA elevó este jueves su pronóstico anual de entrada de pedidos y crecimiento de las ventas gracias a la sólida actividad en todos sus segmentos en los primeros seis meses del año.

El mayor proveedor de electrónica de armas de Europa ahora espera ventas de entre 17.100 millones de euros y 17.500 millones de euros (17.400 millones de dólares y 17.800 millones de dólares) para todo el año 2022, frente a un rango estimado previamente de 16.600 millones a 17.200 millones de euros.

Los pedidos de todo el año deberían llegar «significativamente» por encima de las ventas estimadas, dijo la compañía en un comunicado. La firma aún anticipa su margen operativo en 10.8 % a 11.1 %.

Con la entrada en vigor de un contrato de suministro de aviones de guerra Rafale a los Emiratos Árabes Unidos, los pedidos de Thales aumentaron un 46 % hasta los 11.210 millones de euros, superando las expectativas de los analistas de 10.090 millones de euros.

Los ingresos operativos generales aumentaron a 891 millones de euros en la primera mitad de 2022 desde los 722 millones del año anterior, ya que las ventas del período alcanzaron los 8.260 millones de euros, impulsadas por su segmento de seguridad e identidad digital.

Un acuerdo con Australia, que acordó pagar 555 millones de euros a Naval Group, filial de Thales, después de que el país rompiera un contrato por 12 submarinos franceses en septiembre pasado, compensó el impacto de las sanciones comerciales europeas en las operaciones del grupo en Rusia, dijo Thales.

La paralización de su negocio ruso pesó especialmente en la unidad aeroespacial, que se espera que sufra un golpe de 70 millones de euros en 2022. Pero Thales enfatizó que una recuperación posterior a la pandemia en el tráfico aéreo y las tasas de producción de aviones comerciales debería reafirmar su cartera de pedidos.

A mediano plazo, el grupo también confía en los beneficios de los aumentos sostenidos de los presupuestos militares en Europa, ya que la guerra en Ucrania ha obligado a repensar rápidamente las estrategias de defensa en la región.

Fuente: Reuters