Los abogados de Tesla Inc  instarán el miércoles a un juez de California a desestimar una demanda de la agencia de derechos civiles del estado que acusa al fabricante de automóviles eléctricos de discriminación racial generalizada en una planta de ensamblaje.

El juez del Tribunal Superior de California, Evelio Grillo, en Oakland, celebrará una audiencia sobre la oferta de Tesla de desestimar la demanda del Departamento de Derechos Civiles (DCR) del estado. Tesla, que enfrenta una serie de otras demandas por discriminación presentadas por empleados, dice que el caso tiene motivaciones políticas.

En una queja presentada en febrero, el DCR dijo que la planta insignia de Tesla en Fremont, California, era un lugar de trabajo segregado racialmente donde los empleados negros eran acosados ​​y discriminados en términos de asignaciones de trabajo, disciplina y salario.

Tesla, que ha negado haber actuado mal, y sus abogados no respondieron a una solicitud de comentarios el martes. Tampoco el DCR, que hasta el mes pasado se llamaba Departamento de Igualdad en el Empleo y la Vivienda.

Tesla, con sede en Austin, Texas, enfrenta una serie de casos de discriminación racial y sexual, la mayoría relacionados con la planta de Fremont.

En abril, un juez estatal recortó el veredicto de un jurado para un trabajador negro que alegó acoso racial de $137 millones a $15 millones. El demandante rechazó el premio reducido y optó por un nuevo juicio, que está programado para marzo de 2023.

En su moción para desestimar el caso de DCR, Tesla dice que la agencia incumplió sus obligaciones bajo la ley estatal al presentar la demanda sin notificar primero a la compañía de todos los reclamos o darle la oportunidad de llegar a un acuerdo.

La agencia ha respondido que antes de demandar, siguió todos sus procedimientos internos, incluida la oportunidad de que Tesla iniciara una mediación.

En junio, Tesla presentó una queja ante una agencia estatal diferente, la Oficina de Derecho Administrativo de California, alegando que las supuestas fallas del DCR son generalizadas y que los procedimientos adoptados por la agencia son ilegales. A principios de este mes, la OAL se negó a revisar la petición de Tesla sin dar una razón para hacerlo.

Hay pocos precedentes para desafiar los poderes de las agencias contra la discriminación a las que se les otorga amplia autoridad para demandar a los empleadores.

En el caso de 2015 Mach Mining contra la Comisión de Igualdad de Oportunidades en el Empleo, que involucró a la agencia que hace cumplir las leyes federales contra los prejuicios, la Corte Suprema de EE. UU. dijo que los tribunales no pueden profundizar en los detalles de cómo se comporta la agencia antes de demandar.

La ley de California, que es similar a la ley federal aplicada por la EEOC, dice que el DCR «se esforzará» por resolver los reclamos por prejuicio a través de «conferencias, conciliación y persuasión» antes de demandar, pero no establece requisitos estrictos que la agencia deba seguir.

Con Reuters