El fabricante de automóviles eléctricos de lujo Tesla entregó en el primer trimestre del año 63.000 vehículos, un 110 % más que en el mismo periodo de 2018 pero un 31 % menos que en el trimestre anterior. Un resultado por debajo del esperado.

De esta cifra de entregas, 50.900 fueron del Model 3 y el resto del Model S y X.

La compañía también informó este jueves a las autoridades bursátiles de EE.UU. que en los tres primeros meses de 2019 produjo 77.100 vehículos, de los que 62.950 eran del Model 3 y 14.150 del Model S y X.

Tesla agregó en un comunicado que prevé que los malos resultados del primer trimestre “impacten de forma negativa” los beneficios netos del periodo.

Las cifras causaron decepción entre los analistas del sector, que esperaban que el fabricante de autos eléctricos hubiera entregado al menos 76.000 vehículos en el primer trimestre de este año.

El fabricante de vehículos eléctricos, Tesla (Foto Sputnik Mundo)

Antes de la apertura este jueves de los mercados en Estados Unidos, las acciones de Tesla caían un 9 % ante el temor a que la empresa no logre cumplir su compromiso de entregar entre 360.000 y 400.000 vehículos en 2019.

La firma Cowen señaló en una nota a sus inversores que los problemas de Tesla en el primer trimestre de 2019 revelan que la empresa liderada por Elon Musk continua  teniendo problemas para convertirse en una “verdadera compañía de automóviles”.

Mientras tanto otros analistas destacaron que aunque Tesla no cumplió con sus previsiones para el trimestre y las cifras fueron malas, otros datos del periodo indican que el fabricante no se encuentra en una situación desastrosa.

El hecho de que Tesla entregara más de 50.000 unidades del Model 3 en el trimestre se considera positivo.

Pero Tesla expresó que reafirma su compromiso de alcanzar esa número de entregas en 2019 pese al bajón de los tres primeros meses del año.

Tesla atribuyó la caída de las entregas en el primer trimestre al “masivo aumento de las entregas en Europa y China” así como los “muchos desafíos” que se encontró por primera vez”, aunque no especificó esos problemas.

El resultado, según la compañía de coches eléctricos de lujo, es que “sólo entregamos la mitad de la totalidad de los números del primer trimestre para el 21 de marzo, diez días antes del fin del trimestre”.

“Esto ha provocado que un gran número de entregas de vehículos se trasladen al segundo trimestre. A finales del primer trimestre, cerca de 10.600 vehículos estaban en tránsito hacia clientes de todo el mundo”, añadió.

Tesla señaló que en Norteamérica, el Model 3 es la berlina de la gama alta de tamaño medio de más ventas, “un 60 % por encima del segundo” vehículo y que los inventarios en la región del modelo “son excepcionalmente bajos, con alrededor de dos semanas de suministro a finales del primer trimestre”, reseñó Efe.