Facebook sigue balanceándose en una línea delgada. El plano bursátil sigue siendo reflejo de su situación corporativa y los números así lo ratifican: su crecimiento esta estancado, o mejor dicho, va en franco descenso luego de que la empresa divulgara su balance financiero de esta época, el cual arrojó resultados poco convincentes y en muchos casos por debajo de las estimaciones.

El gigante de las redes sociales, inmiscuido en varias polémicas que han golpeado mucho su imagen y prestigio, volvió a dar signos de decadencia decepcionando al mercado con modestos índices de facturación y de número de usuarios en varios renglones.

Al igual que Google la semana pasada , el rival de Facebook tuvo ganancias mejores a las esperadas, pero los ingresos cayeron por debajo de las expectativas.

En esta oportunidad, Facebook informó que generó un beneficio neto de 5.140 millones de dólares, una subida de 9% que es muy inferior al aumento de 31% alcanzado el trimestre anterior.

La facturación de 13.720 millones de dólares en dicho periodo también fue un poco menor de lo esperado. Muestra un alza de 33% en comparación con el tercer trimestre de 2017, pero a la par confirma una desaceleración en el crecimiento si se tiene en cuenta que en el segundo trimestre había sido del 42%.

Otro de los elementos preocupantes para los mercados o analistas del sector se dio en el plano de su comunidad de clientes o usuarios, la cual era de 2.270 millones de usuarios activos mensuales este 30 de septiembre, menos de los 2.290 millones esperados por los mercados que analizan cualquier signo de debilidad del titán tecnológico. A fines de junio, eran 2.230 millones.

El número de usuarios diarios también estuvo por debajo de las expectativas, con 1.490 millones contra los 1.510 esperados.

Varios han sido los golpes que ha tenido que soportar la empresa durante este 2018. A los ya conocidos hechos sucedidos por el escándalo de Cambridge Analytica se le suma el anuncio de la reciente fuga de datos de 29 millones de cuentas.

Como reflejo inmediato la compañía se vio afectada por una crisis en el mercado bursátil a raíz de sus decepcionantes resultados trimestrales en julio, perdiendo 120.000 millones de dólares de capitalización de mercado en una sola sesión, algo sin precedentes en Wall Street.

Este cúmulo de eventos no pasaron por debajo de la mesa y podría ser una de las causas en la disminución de anunciantes y usuarios, y por ende, en la baja de sus indicadores de crecimiento.

Asimismo, la empresa invierte tiempo purificando su red de contenidos dudosos y relatos de manipulación política y ya había advertido que el gasto en seguridad y control de contenido pesaría sobre su rentabilidad. En el trimestre desembolsó 7.950 millones contra 5.200 millones en la misma época el año pasado.

Entre julio y septiembre, los propietarios de acciones de la compañía californiana ganaron 1,76 dólares por título (1,59 en 2017) y la empresa facturó 13.539 millones de dólares (en su práctica totalidad provenientes de la publicidad), un 33 % más que en el mismo período del año pasado.

Del total de ingresos por publicidad de este pasado trimestre, el 92 % tuvieron su origen en las aplicaciones para teléfonos móviles.

Sin embargo, el beneficio por acción, índice de referencia en América del Norte, se mantiene sin embargo en 1,76 dólares, muy por encima de las expectativas de los analistas.

Aumentó el beneficio en lo que va de año

Asimismo, Facebook consiguió entre enero y septiembre de 2018 un beneficio neto de 15.230 millones de dólares, un 30 % más en comparación con el mismo tramo del año anterior, cuando logró 11.665 millones.

Sus ingresos en dicho lapso ascendieron a 38.924 millones de dólares, lo que supone un 41 % más que el registro del mismo periodo de 2017, en el que consiguió 27.681 millones.

“Nuestra comunidad y nuestro negocio siguen creciendo rápidamente. Estamos creando los mejores servicios para mensajería privada e historias, y hay grandes oportunidades para nosotros en el vídeo y el comercio”, indicó en un comunicado el cofundador y consejero delegado de la empresa, Mark Zuckerberg.