La plataforma de tokens no fungibles (NFT) del gigante chino de Internet Tencent Holdings, Huanhe, ya no lanzará coleccionables digitales al público, informó este martes, a medida que aumenta el escrutinio regulatorio de los NFT en el país.

La compañía con sede en Shenzhen dijo que Huanhe, lanzado oficialmente a principios de agosto pasado, ya no lanzará nuevos NFT a los usuarios a partir del martes. Pero la compañía dijo que los propietarios de artículos de colección existentes aún podrán retener, exhibir o solicitar un reembolso por sus posesiones.

«Basado en la consideración de la compañía de centrarse en su estrategia central, Huanhe está haciendo ajustes a su negocio«, indicó Tencent en un comunicado.

Huanhe es una de las plataformas NFT más grandes de China, con nuevos coleccionables que a menudo se agotan instantáneamente en el momento del lanzamiento.

La medida marca una importante retirada de Tencent del mercado NFT, que ha sido objeto de un mayor escrutinio por parte de los reguladores chinos. Los coleccionables digitales en forma de NFT se han vuelto populares en todo el mundo en los últimos años, en gran parte gracias a un mercado secundario activo, si no altamente especulativo.

Después de que los medios estatales destacaron repetidamente los problemas relacionados con la especulación de NFT en el país, los gigantes tecnológicos, incluidos Tencent y Ant Group, firmaron en junio un pacto para detener el comercio secundario de coleccionables digitales y «autorregular» sus actividades en el mercado.

El cierre potencial de Huanhe fue informado por primera vez por los medios chinos el mes pasado. En su declaración del martes, Tencent no dio más detalles sobre lo que sucederá con la marca Huanhe.

Los gigantes tecnológicos chinos han pisado con cuidado sus plataformas NFT dentro de China continental. La mayoría de las plataformas nacionales evitan en su mayoría la redacción NFT, optando por describirlos como «coleccionables digitales» en un intento por distanciarlos de las criptomonedas, que están prohibidas en China.

Fuente: Reuters