El director ejecutivo de Telegram, informó este miércoles que la aplicación de mensajería experimentó un ciberataque “del tamaño de un actor estatal” y señaló a China como su país de origen probable.

El servicio fue golpeado por un “poderoso ataque DDoS” originado en direcciones IP principalmente en China, indicó Pavel Durov, CEO de Telegram, en Twitter.

El ataque coincidió con protestas en Hong Kong, añadió.

Los ataques distribuidos de denegación de servicio (DDoS) implican el envío de un gran número de solicitudes en un ataque dirigido, causando interrupciones totales o parciales.

Decenas de miles de manifestantes han protestado esta semana en Hong Kong contra una ley controvertida que permitiría que las personas de la ciudad sean extraditadas a China.

Los medios estatales chinos han condenado duramente las marchas, que según dicen están motivadas por fuerzas externas y debilitan la estabilidad social en Hong Kong.