Los teléfonos inteligentes chinos representaron dos tercios de todas las ventas nuevas en Rusia entre abril y junio, informó este miércoles el principal minorista de electrónica del país, esta la última señal de cómo la invasión de Ucrania por parte de Moscú está afectando la economía de consumo del país.

Varios importantes fabricantes de teléfonos inteligentes, incluidos Apple y Samsung, han detenido las nuevas ventas en Rusia luego de la invasión de Ucrania por parte de Moscú el 24 de febrero, mientras que las sanciones financieras y las prohibiciones del espacio aéreo han afectado las cadenas de suministro, lo que ha llevado a los minoristas y consumidores rusos a mirar hacia China para llenar el vacío.

«La participación total de las marcas chinas en el mercado ruso en términos de ventas de teléfonos inteligentes está aumentando constantemente: del 50 % en el primer trimestre al 60 % en abril y más del 70 % en junio», dijo el minorista ruso de productos electrónicos M.Video-Eldorado. 

En general, los teléfonos inteligentes chinos representaron más del 65 % de los dispositivos vendidos durante el segundo trimestre, frente al 50 % en el mismo período de 2021. El operador móvil MTS informó un aumento en las ventas de teléfonos chinos en mayo.

M.Video indicó que el precio promedio de un teléfono inteligente vendido durante el período de tres meses bajó un 4 % con respecto al año pasado, ya que los consumidores rusos cambiaron a productos de menor costo en medio de una reducción de ganancias y una recesión económica.

Entretanto, Apple y Samsung detuvieron las ventas de nuevos productos en Rusia luego de que Moscú enviara su ejército a Ucrania a fines de febrero, pero los minoristas pudieron agotar las existencias existentes.

El Kremlin también se ha movido para permitir que las empresas rusas envíen algunos productos, incluidos los teléfonos inteligentes, sin el permiso del titular de la licencia en el llamado esquema de «importaciones paralelas».

Fuente: Reuters