Telefónica ha anunciado este jueves el lanzamiento comercial en Reino Unido de su primera red de quinta generación (5G) a través de su filial O2, que ofrecerá datos ilimitados para sus clientes, y sin la participación de Huawei.

Para su estreno comercial en esta tecnología, que inicialmente se limita a seis ciudades británicas (Londres, Belfast, Edimburgo, Cardiff, Slough y Leeds), la operadora española cuenta con tres móviles de Samsung y uno de Xiaomi.

La operadora no ha incluido en su catálogo ningún terminal de Huawei, que tampoco ha colaborado en el despliegue de la red, después de que la firma china fuera vetada por la Administración del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, entre acusaciones de espionaje.

Este lanzamiento en Reino Unido contrasta con la negativa de Telefónica de comercializar el 5G en España, apelando a la inmadurez del mercado en torno a una tecnología que permite comunicaciones con latencias ínfimas y con gigantesco ancho de banda.

En Reino Unido, sin embargo, el avance de competidores como EE, Vodafone y Three parece haber forzado a la operadora a dar este paso.

En España, la británica Vodafone es la única que ofrece 5G, una tecnología con la que se estrenó el pasado junio en quince ciudades y que no fue secundada por sus competidoras, que alegaban que el actual estándar non stand-alone (funcionamiento autónomo) no permite verdaderas experiencias de quinta generación y que aún no existe suficiente demanda.

Las operadoras están a la espera de que en el primer trimestre de 2020 se subasten en España licencias en la banda del espectro radioléctrico de los 700 megahercios, fundamentales para cubrir con 5G áreas extensas y con baja densidad de usuarios.

En Reino Unido, Telefónica espera ampliar su cobertura 5G hasta 20 ciudades a final de año y hasta 50 para verano del que viene.

Con información EFE