TCL sigue buscando evolución en su gama de smartphones y en el marco de la IFA enseño a la sociedad el BlackBerry KEY2 LE, una variante de su gama media que guarda algunas similitudes con su antecesor BlackBerry KEY2  llegará al mercado con un precio más contenido.

Ambos dispositivos comparten algunas especificaciones como la pantalla o el procesador, pero a su vez se diferencian en puntos muy concretos buscando abaratar costos para el consumidor. Como ya sucedió con la versión KEY2, no tendrá notch ni reconocimiento facial entre sus opciones.

Por fuera tiene idéntica estructura, con carcasa de plástico alrededor de un chasis con marco metálico y un frontal dominado por el cristal Gorilla Corning con bordes curvos 2.5D.  Su fabricación fue realizada en policarbonato para conferirle ligereza y una menor atracción del marcaje de las huellas dactilares y una textura suave en su parte trasera que proporciona un mejor agarre en la mano.

La pantalla es la misma, con 4,5 pulgadas y resolución FullHD recortada en formato 3:2 para dejar espacio al teclado físico de 35 teclas, de tipo QWERTY y tradicional en BlackBerry, también retroiluminado y con el lector de huellas dactilares integrado en la barra espaciadora en una cómoda posición central.

Incorpora un teclado físico también rediseñado con teclas casi un 10 % más grandes que las del KEYone y una tecla especial, la Speed Key, la cual permite un acceso directo a una serie de funciones en cualquier momento, sin necesidad de volver a la pantalla principal o al cajón de aplicaciones. Serán 52 los accesos directos personalizables para poder programar cada tecla y poder acceder con ellas a aplicaciones concretas o a la agenda de contactos, por ejemplo.

El nuevo terminal repite procesador con el Qualcomm Snapdragon 660, y rebaja aspectos como la memoria RAM y la capacidad de almacenamiento. De los 6 GB del modelo superior presentado en junio, pasamos a 4 GB.

La batería es otro de los elementos que fuero tocados para hacerlos más modestos, pasando de los 3.500 mAh de la KEY2 a los 3.000 mAh del modelo LE, aunque desde la marca prometen una autonomía de uso mixto de hasta 22 horas. También se mantendrá la compatibilidad con Quick Charg 3.0 de Qualcomm, lo que nos permite obtener hasta un 50 % de carga en una media hora.

Igualmente, BlackBerry ofrece el llamado Modo Boost, que aprendiendo de nuestros hábitos díarios de carga y y citas del calendario nos recomendará cuándo cargar.

Las cámaras también sufren alteraciones y en este modelo encontramos dos lentes, una con 13 mepagíxeles f/2.2 y otra de 5 mepagíxeles f/2.4, fundamental para el modo retrato, mientras que la cámara delantera será de 8mpx con flash LCD y características de foto para ‘selfies’ panorámicos y modo belleza.

Utilizará Android 8.1 Oreo, así como la herramienta Google Lens que permite acceder rápidamente a información sobre aspectos de interés solo con apuntar a un objeto con la cámara.

Una de sus bondades es que el terminal da la posibilidad de manejar más de un perfil en distintos servicios con su mecanismo de gestión de cuentas dual, por lo que el usuario podrá compaginar en distintas redes una cuenta privada y otra profesional, incluso para aplicaciones que requieran de un único número de teléfono como WhatsApp. Junto con esto, BlackBerry Hub recoge todos los mensajes que el dispositivo recibe en un mismo lugar.

Además integra características de privacidad como Locker, que crea un espacio donde se conservan documentos confidenciales y Firefox Focus, el buscador privado de Mozilla. Además, la aplicación renovada DTEK trae nuevas características de escáner y reconocimiento biométrico.

El BlackBerry KEY2 LE está disponible en tres opciones de color: pizarra, champagne y atomic, y en dos opciones de almacenamiento.

A partir de septiembre podrá adquirirse mundialmente a un precio de venta recomendado de 399 euros para la versión de 32 GB de almacenamiento y 429 euros para la de 64 GB de ROM, un notable recorte en el precio teniendo en cuenta que la KEY2 partía de los 649 euros.