Miles de personas asistieron esta semana al Salón Internacional del Automóvil de Bangkok, donde los vehículos eléctricos (EV) fueron el centro de atención debido al aumento de los precios de la gasolina y un subsidio del gobierno que redujo el precio de algunos autos EV en un 15 %.

Tailandia, junto con la mayoría de los demás países del sudeste asiático, se ha demorado en adoptar los vehículos eléctricos, pero la demanda está comenzando a ganar impulso con los fabricantes de automóviles chinos, en particular, produciendo modelos más baratos y apuntando cada vez más a la región.

«Ya no puedo soportar pagar el precio de la gasolina, así que estoy aquí buscando comprar un auto eléctrico», dijo Natnicha Srimuang, quien compró un EV en el salón del automóvil. Los precios de la gasolina tailandesa rondan los 40 baht (1,20 dólares) por litro, un 50 % más que el año pasado.

Algunos ven el cambio a vehículos eléctricos como una forma de ahorrar dinero a largo plazo.

«Quiero invertir mi dinero en un buen auto eléctrico que se adapte a mi estilo de vida», dijo Patricia Duangcham, quien dijo que espera ahorrar miles de baht al mes con la compra.

La combinación de preocupaciones sobre el precio de la energía y modelos más asequibles ayudará a estimular la adopción de vehículos eléctricos, dijo Michael Chong, gerente general de Great Wall Motor Tailandia.

El salón del automóvil de este año también fue el primero desde que se introdujeron los subsidios gubernamentales para los compradores de vehículos eléctricos.

Si bien muchos fabricantes de automóviles mundiales exhibieron vehículos eléctricos, hubo largas colas para echar un vistazo al interior del modelo ‘ORA Good Cat’ de Great Wall Motor a un precio competitivo.

La demanda interna de vehículos eléctricos es una parte crucial de la estrategia del gobierno tailandés para preservar su estatus como un importante fabricante de automóviles regional. El gobierno tiene como objetivo la producción de 725.000 unidades EV al año, o el 30 % de la producción total de vehículos, para 2030.

Tailandia es el cuarto centro de ensamblaje y exportación de automóviles más grande de Asia para empresas como Toyota Motor Corp y Honda Motor Co Ltd.

La empresa estatal de energía PTT Pcl se asoció con Foxconn de Taiwán para producir vehículos eléctricos en Tailandia para 2024.

Great Wall Motor de China también planea producir vehículos eléctricos en Tailandia dentro de dos años.

La demanda de vehículos eléctricos ha estado repuntando en Tailandia, aunque desde una base baja. El año pasado, el número de autos totalmente eléctricos registrados se duplicó a unos 4.000, aunque eso todavía palidece en comparación con las ventas nacionales totales de autos de 759.119 el año pasado.

A pesar de la exageración en torno a los vehículos eléctricos, algunos de los asistentes al salón del automóvil tienen la intención de quedarse con los motores de combustión debido a las preocupaciones sobre la nueva tecnología.

«(El) automóvil EV apenas está arrancando, y nadie sabe qué tipo de problemas van a ocurrir», dijo Ponchai Lertlai, de 59 años.

Fuente: Reuters