Netflix se vio obligada una vez más a detener la producción de la segunda temporada de The Witcher luego de un brote de COVID-19 en el equipo de trabajo

 

Cuatro personas dieron positivo durante el fin de semana, lo que llevó a la plataforma a realizar una ronda aislada de pruebas de todos los involucrados en el programa