El equipo verde tiene tiempo diversificando su negocio más allá de las unidades de procesamiento gráfico (o GPU, por sus siglas en inglés). Recordemos que desde 2008 tuvieron un tímido intento de entrar en el mercado de los procesadores móviles de arquitectura ARM con su línea Tegra, siendo el Tegra 3 (Kal-El, sí, como Superman) el más popular de su línea pues fue el corazón del HTC One X, tope de línea de la marca taiwanesa en el 2012 y la primera edición de la tableta de Google, el Nexus 7.

El problema con esta línea de procesadores es que no eran tan eficientes en cuanto a consumo de energía como los de los competidores, especialmente Qualcomm, por lo que no resultaba tan conveniente para usarlos en dispositivos móviles. Pero el equipo verde decidió seguir adelante y darle otras aplicaciones a sus CPUs. Una de ellas está, precisamente, en el corazón de los vehículos Tesla, cuyo centro de control es impulsado con el Tegra X2.

Este enero, en el CES 2018, Nvidia presentó el descendiente del Tegra, un procesador llamado Xavier (sí, como el Profesor X), que venían trabajando desde 2016, para implementar en sistemas de conducción autónoma y al desarrollo de inteligencia artificial.

Precisamente, según reporta Hipertextual, este será el procesador utilizado por las empresas chinas para el desarrollo de sus vehículos autónomos. Los socios del equipo verde serían Peng Motors, Singulato Motors y SF Motors. Esta sociedad involucra, además de los procesadores Xavier, el desarrollo de más hardware para vehículos autónomos y una recopilación conjunta de datos para mejorar los sistemas de aprendizaje de máquina e inteligencia artificial.

Así pues, estas tres empresas se suman a la competencia que hoy día lideran Tesla y Google y a la que, dentro de poco, se integrarán Volvo y Volkswagen. No es gratuito que la Universidad de Oxford tenga al oficio de conductor o chofer como uno de los tantos que van a desaparecer dentro de, máximo, 20 años (de hecho, el estudio dice que 47% de los oficios que conocemos hoy van a desaparecer debido a la automatización) … eso, en Estados Unidos nada más, equivale a 20 millones de empleos que van a desaparecer.

Así que, si usted vive de conducir algún vehículo, le recomiendo, desde ya, vaya buscando la forma de reinventarse.