La plataforma mexicana de autos usados ​​Kavak está invirtiendo 180 millones de dólares para abrir oficinas y hacer que su plataforma esté disponible en cuatro nuevos países, incluida Turquía, su primera ubicación fuera de América Latina, anunció la compañía este miércoles.

Kavak, que se autodenomina la operación de autos usados ​​más grande del mundo, ingresará a Colombia, Chile y Perú con una inversión planificada de 120 millones de dólares. La empresa ha destinado 60 millones para su expansión a Estambul, Turquía, dijo el máximo responsable ejecutivo, Carlos García.

«Turquía es un mercado de 120.000 millones de dólares, por lo que es una gran oportunidad», aseguró García en una entrevista con Reuters. “Enfrentan problemas similares a los que enfrentamos nosotros en México y Brasil”, agregó, refiriéndose al fraude en la venta de autos usados ​​y el difícil acceso a financiamiento.

La puesta en marcha respaldada por SoftBank está valorada en 8.7 mil millones de dólares, según García, y ha experimentado un rápido crecimiento en su México natal, que representa el 60 % de sus operaciones. Kavak también opera en Argentina y Brasil.

Sin embargo, esa ampliación no se ha producido sin obstáculos. Kavak eliminó aproximadamente 150 empleos de sus operaciones en Sao Paulo y Río de Janeiro el mes pasado, menos de un año después de expandirse a Brasil, como resultado de invertir antes del crecimiento y la necesidad de adaptarse a las condiciones cambiantes del mercado, dijo García.

Asimismo, García agregó que Kavak actualmente no espera «despidos masivos».

La compañía también ha enfrentado quejas muy publicitadas en las redes sociales sobre su servicio al cliente en México.

García atribuyó parte de eso a los atrasos creados por el cierre de oficinas gubernamentales por la pandemia, lo que retrasó el papeleo necesario en torno a las ventas de autos usados.

«Tenemos un grupo de usuarios a los que definitivamente podríamos servir mejor», indicó García. «Lo que me gusta preguntar a mis usuarios es qué sucede si Kavak no existe». agregó, citando la informalidad del mercado de autos usados.

Fuente: Reuters