Un vehículo eléctrico de fabricación israelí diseñado para transportar pasajeros en viajes cortos muy por encima de las calles abarrotadas de automóviles realizó su primer vuelo no tripulado, un hito que, según el desarrollador, lo ayudará a llegar al mercado en los próximos dos años.

El viaje de la fase de prueba puede no parecer fuera de lo común al principio dado el enorme progreso realizado en la tecnología de drones. Otro avión propulsado elevándose verticalmente del suelo y luego empujando hacia adelante en lo alto del cielo.

Pero este, desarrollado por la startup israelí AIR, podrá transportar a dos personas, un operador y un pasajero, hasta 100 millas con una sola carga, dice la compañía. AIR, y muchos competidores en todo el mundo, están apostando a que este tipo de viaje eventualmente se convertirá en algo común.

«Este es un hito importante», dijo el director ejecutivo y cofundador Rani Plaut. «Hemos hecho la transición hoy al vuelo hacia adelante… acercando (más) nuestro sueño de producción en masa del AIR ONE».

Todavía hay muchos obstáculos importantes que superar antes de que las personas puedan volar por sí mismas a través de las ciudades en vehículos pequeños como este, incluida la creación de regulaciones y la comercialización de la tecnología.

La próxima fase de prueba de AIR es con alguien a bordo, dijo Plaut.

Él espera que su avión eléctrico de despegue y aterrizaje vertical, o eVTOL, llegue al mercado a fines de 2024 a un precio base de 150,000 dólares. La velocidad diaria promedio será de aproximadamente 160 kph (100 mph) a una altitud de 366 m (1,200 pies), dijo Plaut.

Fuente: Reuters