Starlink, la compañía que brinda internet satelital propiedad de Elon Musk, está cerca de brindar su servicio de banda ancha en casi todo el mundo para agosto. Los rincones que quedarán excluidos, por los momentos, serán las regiones polares.

Estas declaraciones fueron hechas por Musk durante el Mobile World Congress de Barcelona donde aprovechó hablar sobre SpaceX, la empresa de servicio de transporte espacial, anunciando que hasta ahora ha lanzado más de 1.500 satélites.

Toda la inversión de SpaceX en la red de internet satelital le ha costado entre 5.000 y 10.000 millones de dólares. 

Starlink, que según Musk está creciendo rápidamente, requiere de entre 20.000 y 30.000 millones de dólares para mantener sus satélites en órbita.

Nave espacial de Spacex

El objetivo de SpaceX es ofrecer banda ancha al 5% de la población mundial en sitios donde las redes inalámbricas y de fibra convencional no pueden llegar.

La red satelital, que tiene operaciones en una docena de países, actualmente mueve alrededor de 30 terabits de datos por segundo, y Musk dijo que tiene como objetivo una latencia del usuario, o tiempo de respuesta de la red, de menos de 20 milisegundos.

Musk indicó que firmó dos acuerdos con operadores de telecomunicaciones de “países importantes”, pero que aún no puede revelar sus nombres, y agregó que está en conversaciones con otros más.

SpaceX está lista para lanzar en 2022 una nueva versión de los satélites de Starlink que contará con enlaces láser entre satélites para ayudarlos a cubrir las regiones polares.