Una organización sin fines de lucro integrada por grandes compañías como Epic Games y Spotify, introducirá acciones legales y regulatorias para impedir que Apple cobre a los desarrolladores de aplicaciones y servicios, tarifas excesivas por su permanencia en la Apple Store.