La compañía sueca Spotify demandó este miércoles a Apple ante la Comisión Europea (CE) por competencia desleal.

El consejero delegado de la empresa, Daniel Ek, explicó en un comunicado que el gigante estadounidense ha introducido reglas en la App Store “que limitan deliberadamente la elección y reprimen la innovación a expensas de la experiencia del usuario actuando esencialmente como jugador y árbitro para perjudicar deliberadamente a otros desarrolladores de aplicaciones”.

De acuerdo a la nota, Apple requiere que Spotify y otros servicios digitales cancelen un impuesto del 30% sobre las compras realizadas a través del propio sistema de pago de la firma con sede en California, incluida la actualización del servicio gratuito de la plataforma sueca al servicio Premium. 

En caso de que Spotify pague este impuesto, los obligaría a “inflar artificialmente” el costo de su membresía Premium “muy por encima del precio de Apple Music”. Por esta razón la compañía de distribución de audio en línea se niega a cancelar esa tasa porque debe mantener un monto competitivo para sus clientes.

En caso de que Spotify opte por no utilizar el sistema de pago del fabricante del iPhone, Apple aplica una serie de restricciones técnicas y de limitación de experiencia en Spotify.

“No estamos buscando un tratamiento especial, simplemente queremos el mismo que otras aplicaciones en la tienda de Apple como Uber o Deliveroo, que no están sujetas a la tasa y por tanto no tienen las mismas restricciones”, indicó el CEO de la firma europea.