El servicio de transmisión de audio Spotify Technology SA dijo el miércoles que había adquirido Kinzen, una firma que lo ayudó a identificar contenido dañino en la plataforma.

La adquisición es parte de los esfuerzos de Spotify para lidiar con el contenido dañino en su servicio después de una reacción violenta a principios de este año por «The Joe Rogan Experience», en la que se acusó al podcaster de difundir información errónea sobre COVID-19.

La firma con sede en Dublín ha estado trabajando con Spotify desde 2020, centrándose inicialmente en la integridad del contenido relacionado con las elecciones en todo el mundo. Desde entonces, el mandato de Kinzen se ha ampliado para incluir la información errónea, la desinformación y el discurso de odio.

«Kinzen ofrece una combinación de herramientas y experiencia para ayudarnos a comprender mejor el contenido de nuestra plataforma y las tendencias de abuso emergentes», dijo Sarah Hoyle, directora de confianza y seguridad de Spotify.

Los términos del acuerdo no fueron revelados.

A principios de este año, Spotify dijo que sería más transparente en la forma en que determina qué contenido es aceptable e inaceptable. Publicó las reglas de su plataforma por primera vez en enero. En junio, formó un Consejo Asesor de Seguridad para proporcionar información sobre contenido dañino.

Kinzen proporcionará advertencias tempranas sobre problemas en diferentes mercados, lo que ayudará a Spotify a moderar contenido de manera más efectiva en más idiomas.

Con Reuters