La empresa de transporte aeroespacial SpaceX lanzó este lunes al espacio una segunda ronda de 60 satélites de su proyecto Starlink, con el que pretende crear su propia red de internet satelital de alta velocidad.

El lanzamiento de los satélites fue realizado en Florida (EE.UU), a bordo de un cohete Falcon 9 desde Cabo Cañaveral a las 09.56 hora local.

Ocho minutos y 25 segundos después, el cohete lanzadera regresó a una plataforma instalada en aguas del Océano Atlántico.

El objetivo de la empresa propiedad de Elon Musk, es crear con cada lanzamiento un grupo de satélites que brinden internet a velocidades similares a las de la banda ancha a todo el planeta.

En mayo, el vicepresidente de SpaceX para ingeniería de vehículos, Mark Juncosa, explicó al llevarse a cabo el primero de estos lanzamientos, que con 13 en total esperan cubrir Estados Unidos, con 24 las principales zonas habitadas del mundo y con 30 el planeta entero, según The New York Times.

Los satélites orbitarán entre 340 y 1.150 kilómetros por encima de la superficie de la tierra, mucho más cerca de los 35 mil 400 kilómetros a los que vuelan los satélites que ofrecen actualmente este servicio a una velocidad de conexión más baja que la prevista por Starlink.

Elon Musk calcula que el negocio de internet puede generar a su compañía ingresos de 30 mil millones de dólares al año, lejos de los 3.000 millones que produce hasta ahora con el transporte aeroespacial de carga para la NASA y otras empresas privadas.