SpaceX firmó su primer acuerdo con una compañía aérea para proporcionar internet inalámbrico en vuelo utilizando la red satelital Starlink, dijo el jueves la compañía espacial mientras compite con otras firmas de satélites en expansión para poner internet de alta velocidad en las aerolíneas comerciales.

La compañía, propiedad del presidente ejecutivo de Tesla, Elon Musk, ha estado en conversaciones durante meses con las aerolíneas para proporcionar Internet Starlink en vuelo, un componente clave en la estrategia de SpaceX para captar clientes empresariales más allá de los consumidores y hogares en áreas rurales del mundo con poco o ningún acceso a Internet.

El acuerdo es con el servicio de jet semiprivado JSX e implica equipar 100 aviones con terminales Starlink, y el primer avión conectado a Starlink que despegará a finales de año, dijo la compañía de vuelos chárter en un comunicado. Un portavoz de JSX se negó a revelar el valor de la asociación.

SpaceX ha lanzado unos 2000 satélites Starlink a la órbita terrestre baja desde 2019 y, aunque la red aún no está completamente implementada, ofrece servicio de Internet de banda ancha a miles de clientes en un puñado de países por $110 al mes usando una antena parabólica de $599 aproximadamente del tamaño de una caja de pizza.

SpaceX ha buscado la aprobación regulatoria de la Comisión Federal de Comunicaciones de EE. UU. para operar Starlink en aviones y embarcaciones de transporte y había probado previamente la red de Internet en un puñado de jets Gulfstream, así como en aviones militares.

El servicio Starlink en los aviones JSX no tendrá ningún costo para los clientes de JSX, dijo el servicio de jet en su comunicado, y agregó que «no requerirá iniciar sesión ni otras complejidades asociadas con los sistemas heredados».

Fuente: Reuters