Elon Musk finalmente anunció la construcción de plataformas en alta mar que operarán como bases para recibir sus cohetes desde los viajes al espacio.

 

La medida proyectada desde 2017 responde a la necesidad de estar lo suficientemente lejos como para no representar una molestia en zonas pobladas.