Uno de los controles que más le ha gustado a los fanáticos de los videojuegos es el Dualsense, control que debutó con el PlayStation 5 y que por mucho ha superado con creces a la línea de Dualshock. Y no conformes con la calidad y comodidad de este mando, al parecer Sony ha registrado una patente que podría indicar la evolución de este accesorio.

Al igual que con cualquier otro registro de este tipo, no hay garantía de que se use pronto o en un futuro lejano. La idea es agregar retroalimentación de fuerza a los sticks analógicos, cuando se empuja hacia abajo. Esto sería similar a la retroalimentación háptica agregada en los gatillos, haciendo que la experiencia sea aún más inmersiva para los diferentes juegos.

Esta tecnología se impulsará gracias a los fluidos no newtonianos, pero todo lo que significa es un fluido que cambia de viscosidad cuando se somete a fuerza. Eso incluye las natillas, cuando las presionas, o la salsa de tomate cuando agitas la botella. Siendo un camino nuevo en comparación a la vibración HD que Switch implementaría en algunos títulos.

La idea es que la palanca analógica pueda retraerse en el cuerpo del control y que cuando se empuje hacia abajo habrá cierta resistencia, similar a la retroalimentación háptica de los gatillos del DualSense. Por ahora no se sabe si terminará implementándose, ya sea mediante una actualización o un cambio por completo del control y por ende venderse de forma individual.

Fuente: Atomix