Este jueves nos enteramos que  Sony  se vio en la obligación de recortar la producción  de su consola PlayStation 5 en el actual año fiscal, y que de  16 millones de unidades que se esperaban, pasarán finalmente a 15  debido a la escasez global de procesadores.

Con  esta reducción  los planes de la compañía de vender 14,8 millones de unidades de unidades de la nueva consola en el presente periodo se verán obstaculizadas .

Esta situación se debe a las complicaciones debido a problemas logísticos y a la escasez global de componentes como procesadores, que han afectado especialmente a dispositivos electrónicos como las consolas de nueva generación de PlayStation y Xbox, cuya oferta no logra satisfacer la demanda.