Actualmente, las aplicaciones de finanzas personales se vuelven cada vez más populares.

Pero la pregunta es, ¿nos convierte en ahorradores o nos incitan a gastar más?

La joven Kerry Hudson, de 28 años, pasó su infancia en Escocia viviendo en la pobreza con su madre soltera, en “una sucesión de viviendas sociales, casas para desamparados y parques de caravanas”, reseña BBC.

Vivió en siete lugares diferentes antes de llegar a los 15 años, y acudió a 14 escuelas diferentes. “Siempre fui la chica nueva con acento extraño y la ropa barata y equivocada”, señala Hudson quien recuerda que le hacían bullying a diario en la escuela secundaria.

Ella encontró refugio en los libros y “en la paz de la biblioteca, y con el tiempo se convirtió en una galardonada escritora”, señala el reporte.

Su libro más reciente, Lowborn, trata sobre personas que crecen en la pobreza.

Pero a pesar de que durante años tuvo un miedo incesante y persistente en nuevamente caer en la pobreza, a Hudson no le resultó fácil manejar sus finanzas. Siempre se “quedaba sin dinero” antes de cobrar.

Me pasaba eso “porque no estaba haciendo un seguimiento, lo que obviamente está bien cuando hay un día fijo de pago, pero no puedes permitirte eso cuando eres freelance“, dice la joven que buscó ayuda y la encontró en una aplicación.

Aunque hay muchas, ella eligió a Revolut. “Me da un desglose de lo que he gastado y, si a menudo es demasiado, sé que debo tener más cuidado la semana siguiente”, manifestó la joven beneficiada.

Al realizar un presupuesto, pone una cierta cifra semanal en la tarjeta y se atiene a eso.

Revolut también cuenta con un sistema de ahorro automático y retiros de efectivo gratuitos en el extranjero de apróximadamente 260 dólares al mes.

Las descargas mundiales de aplicaciones financieras llegaron a los 3.400 millones en 2018, lo que representa un 75% más que hace tres años, según la empresa de análisis App Annie.

Cada vez su popularidad crece más en los mercados emergentes, como Brasil, India o Indonesia. Esto se debe a que facilita el envío de dinero a otras personas.

Las tres aplicaciones de dinero más descargadas del mundo en 2018, fueron Google Pay y PhonePe en la India, y Alipay y WeChat en China. Estas se centran en el envío de dinero como función principal.

En Estados Unidos, el 92% de los jóvenes de 18 a 37 años utilizan aplicaciones financieras, de acuerdo a Annamaria Lusardi, de la Escuela de Negocios de la Universidad George Washington.

Y lo hacen con la finalidad de controlar los gastos y pagar sus facturas.

Para leer más haz click aquí