En un mundo en pandemia, usar máscaras y equipo de protección personal se convirtió en una norma. Con esto en mente, el laboratorio de respuesta a la pandemia del MIT lanzó una iniciativa pidiendo a los diseñadores, investigadores, ingenieros, científicos o cualquier persona que reinventaran las cubiertas faciales. La propuesta ganadora fue la de Burzo Ciprian, un joven diseñador e ingeniero rumano