El principal fabricante de chips de China, Semiconductor Manufacturing International Corp, dijo el viernes que anticipa que las ventas de teléfonos inteligentes de sus clientes este año caerán en al menos 200 millones de unidades debido a la guerra entre Rusia y Ucrania y el COVID de China.

Si bien SMIC anteriormente tuvo problemas para cumplir con los pedidos debido a la alta demanda en medio de una escasez mundial de chips, los clientes de los sectores de teléfonos inteligentes, computadoras personales y electrodomésticos ahora estaban cancelando pedidos debido a estos dos eventos, dijo el CEO Zhao Haijun a los analistas después de los resultados trimestrales de la compañía.

La demanda de tales productos «cayó como una roca» ya que las ventas en Rusia y Ucrania se vieron fuertemente afectadas, mientras que los bloqueos de China por el COVID significaron que las empresas tuvieron problemas para entregar productos o tuvieron que cerrar tiendas, dijo.

«Este año esperamos que teléfonos inteligentes caiga en al menos 200 millones de unidades, y la mayoría de estos 200 millones provienen de nuestros fabricantes de teléfonos chinos. Se han cancelado muchos pedidos».

Esto significa que la proporción de la capacidad de fabricación de SMIC dedicada a los teléfonos inteligentes y otros productos cayó al 29%, dijo, desde alrededor del 50% anterior.

Sus comentarios dan una idea de cómo la invasión de Rusia a Ucrania y los intentos de China de erradicar el COVID están afectando tanto las cadenas de suministro globales como la demanda de los consumidores. SMIC, que tiene fábricas en Shanghái, ha logrado mantenerlas abiertas durante el cierre de la ciudad a través de una gestión de ciclo cerrado.

SMIC registró un aumento del 66,9 % en los ingresos del primer trimestre y dijo que el beneficio neto aumentó un 181,5 % hasta los 447,2 millones de dólares.

Fuente: Reuters