Singapur lanzó este jueves una iniciativa de 29.5 millones de dólares para probar las aplicaciones para las nuevas redes 5G antes de su salida planificada para 2020.

El proyecto, presentado por el ministro de comunicaciones e información S Iswaran, pondrá a prueba la red en áreas como la gestión de puertos, la fabricación y las aplicaciones de consumo, ya que la ciudad-estado parece ser “un líder mundial en casos de uso 5G impactantes”, reseñó Reuters.

El país asiático elegirá a una compañía de telecomunicaciones para que sea la primera en comercializar redes de quinta generación a finales del primer trimestre del próximo año, el primer paso hacia una implementación más amplia, dijo Iswaran a los periodistas luego del anuncio.

A diferencia de las actualizaciones de los estándares celulares 2G a principios de la década de 1990, 3G cerca del milenio y 4G en 2010, los estándares 5G entregarán no solo datos más rápidos de teléfonos y computadoras, sino que también ayudarán a conectar autos, máquinas, equipos de carga y cultivos.

Pese al veto estadounidense contra la compañía tecnológica china Huawei, Singapur no ha descartado permitir que las empresas de telecomunicaciones utilicen la tecnología de Huawei en sus nuevos sistemas 5G.