El sector del comercio electrónico facturó en España 24.185 millones de euros en 2016 y superó los 6.700 millones de euros en el primer trimestre de 2017. No obstante, según datos de INE, la mitad de los usuarios de internet que no han comprado online en el último año alega para ello una preocupación por la privacidad o la seguridad en el pago.

Para hacer frente a esta situación, la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD), el Instituto Nacional de Ciberseguridad (INCIBE), la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN) y la Policía Nacional han creado la «Guía práctica de compra segura en internet», que consta de siete fichas donde se reúne toda la información básica para que el usuario compre con todas las garantías.

La guía se agrupa sus contenidos en cuatro bloques: qué aspectos se deben tener en cuenta antes de comprar o contratar un producto o servicio online; recomendaciones en caso de que el ciudadano decida comprar; qué derechos y garantías le asisten después de completar la compra, y cómo reclamar en caso de que sea necesario. Estos apartados se complementan con un decálogo de consejos básicos que recogen algunos de los aspectos más relevantes.

Cómo proteger el dispositivo desde el que se realiza la compra; identificar tiendas de confianza; detectar posibles fraudes; medios de pago recomendados; cómo configurar las cuentas de usuario; qué hacer ante la recepción de un producto defectuoso o qué derechos tiene el ciudadano sobre sus datos personales son algunos de los aspectos tratados tanto en la guía como en las fichas prácticas, que se pueden encontrar en este enlace.

Premisas básicas antes de comprar

La Guía práctica de compra segura en internet recoge en su primer apartado unos «consejos básicos» que pueden resultar obvios, pero que son imprescindibles. Así, señala que se deben realizar las compras desde páginas «que inspiren confianza», con una web en la que se indica claramente el responsable de la tienda y su ubicación y que, además, detalla la información de cómo tratará los datos que entregues y la forma de pago.

La importancia de la red con la que te conectas

Para realizar compras online en un entorno seguro, es fundamental utilizar una conexión a internet de confianza y que el dispositivo que se use esté debidamente configurado y protegido para evitar que los datos intercambiados entre el usuario y la tienda online se vean comprometidos. Esta guía recomienda instalar un antivirus para evitar que nuestros datos viajen de forma descontrolada por la red.

La confianza del establecimiento online

«No utilices los servicios de una tienda online que no te dice quién es su responsable», recalcan desde esta guía, que señala que este extremo es responsabilidad del establecimiento. Es necesario que te facilite una dirección de correo electrónico u otro medio para que puedas acceder a conocer toda la información que necesites.