Hace 30 años Sega trabajó en un casco de realidad virtual desarrollado para funcionar en su videoconsola Génesis, un proyecto inconcluso. Ahora, gracias a la tecnología de un simulador moderno, es posible jugar uno de los títulos diseñados para la antigua consola, en los equipos actuales de realidad virtual.