Las muestras de rocas de Marte recogidas por Perseverance, que serían traídas a la Tierra, sufrirán un retraso en su viaje. De acuerdo con la NASA, se plantea ahora el año 2033 para esa misión.

Inicialmente se realizaría en 2031, luego que en 2026 se lanzará un módulo de aterrizaje de retorno de muestras. Ahora se suma un segundo módulo de aterrizaje para convertirlo de simple en doble, por lo que hay una reprogramación total.

El plan original establecía los siguientes pasos:

Lanzamiento, en 2026, de un módulo de aterrizaje de recuperación de muestras (de la NASA) y un orbitador de retorno terrestre (de la Agencia Espacial Europea, ESA).

Al llegar a Marte, el módulo de aterrizaje, usando un rover de la ESA, recogería las muestras almacenadas por Perseverance y las cargaría en un cohete llamado Mars Ascent Vehicle (MAV), que las pondría en órbita.

El orbitador recolectaria las muestras y las devolvería a la Tierra, llegando en 2031.

No obstante, se convertirá la única nave espacial en dos módulos de aterrizaje separados, uno para el rover y otro para el MAV.

La agencia aeroespacial recibiría USD$ 26 mil millones para el año fiscal 2023, de ser aprobada la solicitud por el Congreso de Estados Unidos. De esa cantidad, USD$ 822 millones van al trabajo para el retorno de muestras marcianas, aumentando USD$ 169 millones respecto a la solicitud del año pasado.

El rover Perseverance y el helicóptero Ingenuity, lanzados por la NASA el 30 de julio de 2020, se encuentran desde el 18 de febrero de 2021 en la superficie del planeta rojo. Ya han explorado y recolectado regolitos, y continuarán haciéndolo por largo tiempo.

El objetivo es buscar muestras de vida pasada en Marte, además de determinar el contenido de varios de los elementos de la superficie.

Fuente: fayerwayer