Hace una década entrevisté a Alexander Elorriaga, quien era Presidente de Directv Venezuela.  En aquellos años, la operadora DTH, gozaba de pleno liderazgo en la televisión paga venezolana.

Introducir el servicio pre-pago, que emularon de las operadoras móviles, donde Elorriaga hizo carrera, fue un éxito rotundo. Los consumidores venezolanos de menos recursos pudieron disfrutar de un servicio que antes de dicha apuesta comercial, estaba dirigido a unos poco.
Una relación que enganchó a los consumidores con ofertas variadas, creadas para todo tipo de cliente, desde los prepago a los post pago. Fue ese atino el que transformó a Directv en el líder Nacional de la televisión por suscripción.

Una televisión que desde principios del siglo XXI inició una expansión sin precedentes. Hasta el punto que los venezolanos, sustituyeron a la televisión abierta, mucho antes del fin de la concesión de RCTV. Aunque, es cierto, la salida del aire de Radio  Caracas Televisión, el canal con mayor cobertura en todo el territorio nacional, activó a muchos venezolanos, sobre todo a aquellos que vivían en zonas rurales, a adquirir su plan prepago y “montar su antena” DirecTV.

Fue en ese 2007  cuando comenzó un período dorado para Directv,  pero que no duró mucho. Los férreos controles cambiarios,  y la paulatina limitaciones para el acceso de divisas fueron imposibilitando la expansión de la oferta del operador.

Controles que Elorriaga sabía y padecía, pero no ocultaba en disimular, ante la posibilidad de adquirir una porción del espectro de 2.5Ghz para brindar Banda Ancha Móvil. Un servicio que lamentablemente no llegó, pero que pudo ser un aliado enorme para el acceso a internet de esos venezolanos que no tenían opciones por la oferta de Cantv y las “cableras”.

El tiempo pasó, y Directv bregó por muchos años para sostener su limitada operación venezolana. La subsidiaria de AT&T no aparecía en los indicadores financieros del operador, por temor a verse afectado su valor de mercado, como le ocurrió a Movistar en algún momento.

Con la decisión de AT&T se cierra un capítulo maravilloso de las telecomunicaciones en Venezuela.  Esperemos en el mediano plazo cuále sserán las consecuencias de la decisión del Tribunal Supremo de Justicia y Conatel.

Más allá de ello,  datos que no teníamos al grabar este contenido, los consumidores pueden verse afectados al momento de querer tener el servicio. Es seguro que la tendencia vista desde hace algunos años, sobre todo en San Cristóbal y Maracaibo, donde muchas personas adquieren decoficadores de Directv Colombia, se masifique. Con el riesgo latente de la especulación, el mercado negro y la ausencia de servicio y soporte garantizado.