Hace algunas semanas se lanzó una nueva actualización para el videojuego de Mario Kart 7, misma que se presumía como una manera de estabilizar el juego en su apartado línea, entre más factores. Y si bien algunos tenían dicha idea en la mente, realmente se trataba de poner un candado de seguridad para que la plataforma no se quedara a la deriva de hackers.

En algunos medios señalan que este cambio se está efectuando en diferentes juegos, con un enfoque más dirigido a los de Switch, dado que se trata la consola de actual circulación. Esto mediante una vulnerabilidad de seguridad denominada ENLBufferPwn descubierta por PabloMK7, Rambo6Glaz y Fishguy6564. Teniendo así muchas probabilidades de posesionarse de la consola.

El fallo tampoco se limita a Switch, sino que también a títulos anteriores de la compañía japonesa. Pero como se mencionó anteriormente, muchos de ellos están contando con dicho parche para que los piratas informáticos no puedan entrar por estos medios. Seguramente algunos títulos más como Super Mario Bros. Ultimate se van a beneficiar.

“Aquí está ENLBufferPwn (CVE ID pendiente), una vulnerabilidad grave en muchos juegos propios de 3DS, Wii U y Switch. Permite la ejecución remota de código en la consola de una víctima con solo tener una sesión de juego en línea con un atacante”.

Este tipo de arreglos se hacen básicamente para que los menores de edad no se vean vulnerables ante atacantes mayores de edad, pues incluso la parte de control parental se ve afectada por el fallo. Sin embargo, como algunas actualizaciones son obligatorias para poder jugar, eventualmente los márgenes de error se van a llenar por completo.

Fuente: Atomix