La constante evolución del sector tecnológico hace que algo hasta hace unos años tan impensable como un vehículo autónomo ya comience a perfilarse como una realidad. El Mobile World Congress (MWC), que hoy cierra su 13ª edición en Barcelona, ha tenido de nuevo el coche como uno de sus protagonistas. Las marcas más importantes, que ya ultiman su próxima parada en el Salón de Ginebra -la semana que viene-, han marcado músculo en la cita barcelonesa en cuanto a innovación, y han mostrado sus últimos avances en cuanto a asistencia a la conducción.

Con el coche ya conectado al móvil y a la Red, los fabricantes están enfocando ahora su trabajo en I+D en las oportunidades del 5G. De aquí que este año no hayan destacado grandes proyectos pero sí cruciales avances técnicos para la mejora de la experiencia del usuario. Además de las firmas de coches, empresas como T-Systems, Qualcomm, ATT, Intel o Ficosa han expuesto novedades relacionadas.

Pensar en la ciudad futura

Seat, un clásico en la cita, ha anunciado la creación de una nueva compañía independiente, X Moba, que quiere centrarse en el desarrollo de mejoras para la movilidad inteligente y la ciudad del futuro. Ejemplo de ello es la nueva Justmoove, una aplicación para reservar y pagar aparcamientos o poner gasolina desde el «smartphone». Seat también ha presentado la integración del asistente de voz de Amazon, Alexa, y de la app para reconocer música Shazam.

BMW, que también ha repetido «stand», ha avanzado que permitirá abrir y cerrar sus coches usando un móvil a partir de julio. La tecnología, bautizada como BMW Digital Key, dejará compartir la llave del automóvil -aunque solo con cinco personas- y posibilitará que el motor pueda arrancarse con la ayuda del «Wireless Charging Pad». Además, la firma alemana ha mostrado en el salón de telefonía sus avances conducción autónoma y ha enseñado como vía móvil un BMW i3 puede desplazarse hasta su dueño por sí solo.

Por su parte, Ford ha relatado que en breve permitirá proyectar la aplicación de tráfico y navegación Waze en la pantalla de sus vehículos, para que los conductores la puedan consultar de manera segura a través de una pantalla táctil. Todo ello, a partir de abril. La compañía también pondrá a disposición de los usuarios un servicio de «podcast» bajo demanda, Acast, y un motor inteligente de búsqueda de recomendaciones.

Para Mercedes-Benz, la transformación digital sigue siendo uno de los puntales de su estrategia. Entre sus novedades expuestas en el MWC destaca el «sistema de infoentretenimiento» Mercedes-Benz User Experience (MBUX), que juega con la inteligencia artificial. Se trata de una iniciativa totalmente personalizable y, que entre otros aspectos, permite consultar mapas en realidad aumentada. Los nuevo Clase A llevarán el avance a partir de la primavera. Mercedes también exhibió un asistente virtual, «Ask Mercedes», o una llave digital.

Toyota también expuso una plataforma de conectividad, SmartDeviceLink, que vincula el smartphone al sistema multimedia del vehículo. La aplicación, de hecho, tiene código abierto para poder usarse en varios fabricantes de automóviles y algunas firmas ya están trabajando en el SmartDeviceLink Consortium.

Más allá de las automovilísticas, los gigantes de la tecnología saben que el coche es una fuente de negocio. De ello que en el MWC se haya visto mucho más sobre automoción- T-Systems, por ejemplo, ha mostrado su e-SIM, para mejorar la conectividad entre dispositivos, o Digital Drive, que facilita la digitalización del parte de accidentes. Ficosa también ha estado, presentando una tecnología para mejorar en este caso el trabajo en las plantas de automoción. Taksee y Parkimeter han anunciado su apuesta conjunta, MASMOV, un integrador que permite acceder a plazas de estacionamiento en España e Italia a través del móvil. Y Vodafone, junto com Samsung, ha enseñado su V-Home by Vodafone, que cuenta con localizadores GPS para coches.