Samsung recuperó el liderazgo en el mercado de la fabricación de smartphones. El gigante surcoreano superó en la carrera a importantes competidores como Huawei, Xiaomi y Apple.