La fiebre de las pantallas plegables llegó para quedarse, y aunque el Samsung Galaxy Fold no fue el primero (antes llegó el Flexpai de Royole), es el una de las fuertes competencias en el mercado entre tanto otras marcas estrenan sus versiones.

La compañía asiática envió a Google y Apple una muestra de pantalla plegable de 7.2 púlgadas como la del Galaxy Fold, como propuesta para ser el fabricante para los futuros dispositivos de estas empresas, según reseña el portal ET News.

La gigante de Cupertino podrá analizar la tecnología de esta pantalla y considerar a Samsung en la realización del iPhone flexible

Según el portal especializado, Samsung estaría lista para fabricar 2.4 millones de pantallas plegables al año y en caso de cerrar contratos con Apple aumentaría su producción a 10 millones de unidades por año, dice el reporte. 

Aunque el reporte difiere con rumores de que Samsung preferiría mantener sus pantallas para productor propios y preservar así la ventaja sobre la competencia, la realidad es que tarde o temprano Apple se lanza a la ola de móviles plegables por las patentes difundidas recientemente.