Samsung se le adelantó a Nokia y le arrebató una parte del contrato que la firma finlandesa tenía para suministrar equipos 5G a Verizon en EEUU El contrato equivale a unos 6.64 billones de dólares, pero más allá de la cifra millonaria, Nokia cedió terreno frente a Samsung, que se afianzó en el mercado