Nuevamente la efervescencia del mercado de smartphones en India paga dividendos a esa nación. Con más de 1.000 millones de conexiones inalámbricas y una demanda que a experimentado un crecimiento voraz en los últimos años, el país asiático es foco principal de la mayoría de las empresas tecnológicas, tal es el caso de Samsung que busca afianzarse con la inauguración de la tienda-fábrica más grande en todo el mundo.

El comercio de aproximadamente 3.000 metros cuadrados inaugurado en Bangalore, centro tecnológico al sur de India, ayudará al gigante surcoreano a extender la ventaja local sobre su rival mundial Apple Inc, que aún no ha abierto tiendas insignia en el país.

La apertura de estas instalaciones viene a representar un éxito para el programa del primer ministro Narendra Modi de fomentar las inversiones en el sector de la fabricación del país. Modi y el presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, inauguraron la fábrica conjuntamente.

Desde que asumió el cargo en 2014, Modi ha impulsado la estrategia “Hecho en India”, que insta a las empresas a abrir fábricas en el país para impulsar la industria de manufacturas local. India atrajo el año pasado 62 mil millones de dólares de inversión extranjera directa, la mayor cifra hasta el momento.

India es el segundo mercado mundial de teléfonos inteligentes detrás de China, por lo que se presenta como una oportunidad lucrativa para que los fabricantes de teléfonos de alta gama se expandan más allá de la propia China y Estados Unidos, donde el crecimiento se ha desacelerado.

Hace dos meses atrás, Samsung ya abrió la mayor planta de teléfonos celulares inteligentes del mundo fuera de la capital india, Nueva Delhi.

La nueva tienda contará con dispositivos móviles Samsung, pero también mostrará sus electrodomésticos y las últimas innovaciones. También albergará un centro de servicio para teléfonos. La compañía afirma que la nueva fábrica tendrá capacidad para producir 120 millones de teléfonos inteligentes al año e incluirá desde modelos básicos con un costo por debajo de los 100 dólares, hasta el emblemático S9.

“India es un mercado extremadamente importante”, dijo a Reuters Mohandeep Singh, vicepresidente senior de negocios móviles de Samsung India, quien agregó que la compañía planea abrir más tiendas de ese tipo en algunas de las 10 principales ciudades indias.

“Estas tiendas realmente nos ayudarán a consolidar aún más nuestra participación (de mercado) a medida que avanzamos”, agregó el ejecutivo en declaraciones a la agencia Reuters.

El mercado de teléfonos inteligentes de India creció un 14 por ciento en el 2017, con ventas por 124 millones de unidades. Se trata del mayor ritmo de expansión entre los 20 mercados principales.

Los consumidores indios prefieren modelos básicos a un precio de 250 dólares o menos, dado el bajo ingreso promedio anual de la población, según Bloomberg Intelligence. Esa es una de las razones por las que Apple ha tenido dificultades para ganar participación de mercado en India, ya que la mayoría de los modelos de su iPhone superan los 500 dólares, según un informe que Bloomberg Intelligence publicó a inicios de este mes.

Apple vende sus dispositivos en India a través de tiendas de revendedores y mercados en línea, y tiene una escasa participación de mercado del 1 por ciento.