La empresa tecnológica Samsung dijo este miércoles que ha finalizado la producción de teléfonos móviles en China, afectado por la fuerte competencia de sus rivales chinos en el mercado de teléfonos inteligentes más grande del mundo, reseñó Reuters.

El cierre de la última fábrica de teléfonos de la compañía surcoreana en China se produce después de que en junio redujera la producción en la planta ubicada en la ciudad sureña de Huizhou y suspendiera otra fábrica a fines del año pasado, lo que traduce a una fuerte disputa en el gigante asiático.

El cese de la producción de móviles de Samsung en China sigue a otros fabricantes que cambian la producción de China debido al aumento de los costos laborales y la desaceleración económica.

Samsung Galaxy A9

Sony también dijo que estaba cerrando su planta de teléfonos inteligentes de Beijing y que solo fabricaría teléfonos inteligentes en Tailandia.

Aunque Apple todavía fabrica productos importantes en China.

La participación de Samsung en el mercado chino se redujo al 1% en el primer trimestre desde alrededor del 15% a mediados de 2013, ya que perdió frente a las marcas locales de rápido crecimiento como Huawei y Xiaomi, según una investigación de mercado.